Apareció originalmente en scubadiving.com | Por Alexandra Gillespie

📷 Alexandra Gillespie

Cuando bucees en White Star Quarry, date una vuelta en el velero hundido para navegar a través de un bosque encantado lleno de gnomos de jardín, atraviesa el camión de algas Frito Lay y detente en la motocicleta en tu camino de regreso. Si estás haciendo un buceo profundo en el viejo hoyo de la trituradora, mantén los ojos bien abiertos para ver la estatua del perro adornada con una pajarita de lentejuelas.

Abandonado en un mar de maíz, White Star Quarry se encuentra en Gibsonburg, Ohio. Puedo decirle por experiencia que “Ohio” no es la respuesta que la mayoría de la gente espera cuando le preguntan dónde obtuvo la certificación de buceo. Las imágenes mentales de los tiburones se derriten en una nube de confusión: ¿Puedes bucear en el Medio Oeste?

Tuve la suerte de obtener dos certificaciones de buceo en este oasis del medio oeste, mi Open Water en junio de 2019 y mi Advanced Open Water un año después, a pesar de la pandemia del coronavirus.

Como el COVID-19 canceló todo de todos, vi que mi boda de julio de 125 personas implosionó y mi luna de miel de los Cayos de Florida se evaporó. Obtener mi certificación PADI Advanced Open Water fue el único plan que surgió de esta pandemia. Mientras que el coronavirus se llevó consigo mi buceo de Traje Seco, no pude ir a la tienda a probarme trajes, la hora, la fecha, el lugar y los objetivos nunca cambiaron.

Y, como descubrí, la comunidad de buceo tampoco cambió. En el turbio 2020, eso es un milagro.

Comodidad en la comunidad

📷 Alexandra Gillespie

Al llegar a mi puerto feliz durante esta tormenta mundial, aparecieron inmediatamente rastros de la pandemia. Bolsas de basura de plástico bloqueaban la la estación de recarga de agua, y un nuevo letrero colgado para los sobres de permiso de buceo advertían que no los lamiera para cerrarlos. Cada tienda de buceo ocupaba una mesa de picnic diferente para respetar la regla del parque de “un hogar por mesa”. La playa de arena al otro lado de la cantera, propiedad del condado, permanecía en silencio, aún cerrada.

Mi ansiedad me remeció. Las peculiaridades de White Star son increíbles, pero lo que lo hace realmente especial es que se desarrolla un fuerte sentido de comunidad entre los/as buceadores/as, y el COVID es un maestro en separar a las personas.

El mejor buceo es “no tanto [sobre] dónde estoy, sino con quién estoy”, dijo Rich Synowiec, propietario de Divers Incorporated, un centro de buceo en Ann Arbor, Michigan, y operador de White Star Quarry’s. Concesión y centro para llenar tanques.

“Si miras cuáles han sido mis buceos favoritos, una vez tuve que hacer uno en White Star con mis hijos, mi esposa y mi mamá y papá”, dijo el Course Director PADI.

Synowiec cree que “lo que motiva a que las personas buceen es tener una comunidad para bucear”, por lo que todo sobre Divers Inc. y White Star está diseñado para reunir a los/as buceadores/as y a que se mantengan en el agua, desde organizar fines de semana de arriendos de equipos gratis para alumnos/as Open Water hasta grupos de Facebook de Star Quarry Scuba para encontrar compañeros/as de buceo.

No debería haberme preocupado de que el COVID-19 apagaría la chispa de White Star. Los gemelos Synowiec de 14 años estaban allí, como siempre, para rellenar tanques y operar el puesto de arriendos. Su perro, Naufragios, felizmente repartió besos. Will Graham, mi instructor, fue el mismo buceador que enseñó mis sesiones de aguas confinadas el año pasado. La risa salió de las mesas de otras tiendas incluso cuando las fotos grupales fueron reemplazadas por collages de fotos individuales para conmemorar el día.

Eso no quiere decir que el distanciamiento sea un esfuerzo sin esfuerzo.

📷 Alexandra Gillespie

Dejando a un lado las designaciones, mi instructor, mis compañeros/as de clase y yo encontramos difícil mantener seis pies de distancia. Mantenerse alejado de tu compañero/a de buceo hasta que estés bajo el agua no es normal, y es un desafío adicional al entrenar. Formar un círculo grande funcionó para nuestra orientación local, pero hizo que explicar una brújula fuera extremadamente difícil en el período previo a nuestra inmersión de navegación y aventura. ¿Quién puede ver esas pequeñas muescas desde esa distancia? Se puede superar, toda mi clase pasó la inmersión de navegación, pero está lejos de ser una forma conveniente de aprender.

El mayor desafío en tierra es prepararse sin un compañero/a. El grupo hizo lo mejor que pudimos, apoyando tanques en las mesas y sentados en las aguas poco profundas para ponerse aletas. Pero a veces solo necesitas a alguien para cerrar la parte trasera de tu traje de 7 milímetros.

Anormalmente normal

La primera respiración bajo el agua es la alquimia acuática. Las burbujas crecientes reemplazan las tensiones crecientes. El silbido constante de los reguladores borra los incesantes pings y notificaciones múltiples en las pantallas.

Por la gracia de Poseidón, el distanciamiento social no es necesario bajo el agua. En eso, el mundo subacuático ofrece algo ahora mismo que los/as buceadores/as no suelen buscar: una sensación de normalidad. Puedes bucear como siempre lo harías. ¡Qué normal es ser libre!

Y qué necesario es.

Un compañero de la clase Advanced Open Water  se quedó atrapado durante la carrera de obstáculos del buceo de aventura de flotabilidad. Diamantes de PVC y semicírculos flotan a varias profundidades en la cantera, los/as alumnos/as nadan a través de ellos para practicar el control de flotabilidad. Al atravesar un semicírculo, su fuente de aire alternativa se soltó y enganchó una punta de PVC. El pánico se instaló de inmediato, sus brazos solo tiraron de la cuerda más abajo por la tubería. Las burbujas volaron cuando comenzó a respirar rápida y fuertemente de su tanque.

Al llegar a él primero, levanté con cuidado la manguera del enganche, evitando interponerme entre sus aletas agitadas. Rápidamente se zafó, satisfecho con su libertad y suministro de aire. Nos separamos de nuevo, cada uno esquivando obedientemente la carrera de obstáculos.

Pero, por un momento, nos reunimos, físicamente, para ayudarnos mutuamente.

Buceadores/as ayudando a buceadores/as. El coronavirus no puede cancelar eso.

📷 Alexandra Gillespie
Share This

Publicaciones relacionadas